Un juego de potencias para el Señor de Bondad y Misericordia

El artista jerezano Miguel Ángel Caballero Vargas ha diseñado un juego de potencias para el Señor de Bondad y Misericordia. Estas van ha ser una donación del Grupo Joven de la corporación.

Según explica el propio artista, este proyecto tiene como finalidad elaborar unas potencias de carácter personal, únicas donde no tuviese espejos donde mirar, pero a su vez que emane de la fuente del clasicismo donde por instante nos recuerde a aquellas potencias de antaño que diseñaran los orfebres del pasado. Utilizar para su creación gran variedad de materiales para que no fuese un diseño monocromo, buscando en todo momento las virtudes de cada material utilizado que pudiese aportar al proyecto.

Esta pieza de orfebrería tiene objetivo dotar a la imagen del carácter divino y con ello, representa a la Santísima trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

En esta pieza de orfebrería destaca el discurso ornamental, basado en elementos decorativos de tipo vegetal, donde podemos encontrar como elemento fundamental la hojarasca o el acanto como símbolo del martirio que sufrió Jesucristo. Esta ornamentación puede observarse con movimientos dinámicos y sinuosos, enredado entre sí y en ocasiones puntuales en ornamentaciones arquitectónicas dotando a la obra de mayor riqueza ornamental.

Destaca el arranque de la misma, donde puede observarse la gran personalidad del proyecto, se refleja su silueta en un polígono regular semi ovalado, coincidiendo con el escudo de la Orden Religiosa de los Hermanos de San Juan de Dios.

Mención especial el eje central del arranque de esta presea, donde se observa una cartela central con mucha personalidad, ya que el autor ha elegido como material de soporte cristal reflectante o espejo enriquecido en su perímetro exterior por metal sobre dorado donde recoge la leyenda escrita en latín de “Servus Gloriae” su traducción es “Sirviente de la Gloria” en alusión a unos versos que el pregonero de la Semana Santa del 2015 D, Antonio Moure le dedicara a dicha imagen y de calado hondo en la Cofradía ya que lo tienen como lema no reconocido en los estatutos. Como colofón a esta cartela puede observarse en su eje central tres siglas realizadas en metal sobre dorado enriquecidas en su interior por piedras amatistas de color granate.

En la pieza central se encuentran las siglas de XP entrelazada, simbolizando al crismón o cristo grama. La pieza situada a la siniestra aparece el alfa, en alusión a la primera letra del abecedario griego y la pieza situada a la diestra observamos la omega, ultima letra del abecedario griego. Estos tres elementos aluden a Jesucristo como principio y fin del cristianismo o de todas las cosas.

En la Composición de la ráfaga está compuesta por sietes piezas de forma individual entrelazadas entre sí por el arranque de las misma por un conjunto de ráfagas elaboradas de metal plateada de una sola pieza que sirve de soporte a las demás.

Destacan las ráfagas centrales e individuales de cada pieza donde pueden observarse elementos iconográficos utilizados para esta ocasión, situados en la parte superior a modo de colofón de esta pieza de orfebrería destacando sobre un broche enriquecidos de amatistas y ornamentos vegetales en forma de pináculo que sostienes dichos elementos iconográficos inspirados en la propia simbología de la Hermandad y realizados en material de gran riqueza digno del Hijo del Hombre, como es el marfil dotando a la pieza de color, junto a las amatista. Se observa la Jarra y la Palangana en alusión al misterio que representa la Cofradía, el Sagrado Lavatorio de pies a los Discípulos. A la Siniestra la Fuente de la Salud en alusión a la titular mariana con la advocación de Salud de los Enfermos y, por último, en la Diestra encontramos granada con una cruz en su parte superior en alusión a los Orden de los Hermanos de San Juan de Dios.

El discurso iconográfico se cierra en las ráfagas exteriores donde se observa en su parte superior las granadas de la Orden de San Juan de Dios en metal plateado enriquecido de amatistas granates en su parte central de las misma. También encontramos de forma serpenteante enredadas sobre las ráfagas “un espino” aludiendo a la corona de espinas que lo acreditaba como rey de los judíos.

En líneas generales este proyecto está basado en la búsqueda de una pieza de orfebrería de carácter personal, elegante y de gran riqueza iconográfica digna de la talla a la que va destinada este proyecto.

También podría interesarte