You dont have javascript enabled! Please enable it!

La Clemencia aprueba el diseño para el techo de palio de Salud y Esperanza

Fotografía: Ángel L Moreno

Los hermanos de la Clemencia han aprobado el proyecto de techo de paso de palio de María Santísima de Salud y Esperanza, una obra diseñada por el bordador Pedro Palenciano. Los trabajos de pintura serán realizados por el artista malagueño Ignacio Rangel de Arias y la talla será realizada por el taller de Hnos. Caballero. 

El techo de palio despliega una narrativa celestial que encapsula el dogma de la Asunción y la coronación de la Virgen María, guiándonos a través de los estratos espirituales que conectan la tierra con el cielo. 

La idea central podría resumirse en la frase de San Juan Pablo II: “la fe y la razón son como las dos alas con las que el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad». 

Así pues, en esa contemplación de la verdad, el espectador vería un cielo en su total profundidad, estratificado en varios niveles y rodeados de elementos arquitectónicos destinados a reforzar la perspectiva visual de profundidad: 

En el nivel más bajo, entre los cortes celestiales, se encuentran los santos vinculados a la hermandad: a la izquierda, San Benito, símbolo de la tradición monástica y espiritualidad, y a la derecha, San Juan Pablo II, figura contemporánea que representa la continuidad de la fe.  

En el epicentro de esta composición, un arcángel se alza, personificando la fe y la Iglesia. Este arcángel se erige como el lazo vital que une la devoción terrenal con la gloria celestial, así como símbolo de que la fe en la Virgen María como intercesora en la obra redentora de su hijo. 

En el nivel superior, Dios padre y Cristo resplandecen en actitud de gloria, portando una corona destinada a la Virgen María. Este acto de coronación se inspira en pasajes bíblicos como Apocalipsis 12:1, donde una mujer coronada de estrellas está asociada al nacimiento de Cristo. Aquí, María se alza como la Reina del Cielo, un honor merecido como Madre de Dios. 

La bóveda celestial, poblada por querubines, rodea el nombre de Dios en hebreo, revelando la majestuosidad divina. Este diseño se basa en la visión de Isaías (Isaías 6:2-3), donde los serafines proclaman la santidad de Dios.  La glorificación de Dios en la bóveda subraya la trascendencia de la escena. 

En su conjunto, la pintura simula la asunción y coronación de María a los cielos, fusionando la tradición bíblica con la teología católica. Aunque la asunción no está explícitamente detallada en la Biblia, la devoción mariana y la creencia en su elevación a los cielos son fundamentos esenciales de esta obra. Así, esta pintura se erige como un testimonio visual de la conexión celestial, desde la fe terrenal hasta la gloria celestial, centrado en la figura luminosa de la Virgen María, coronada y elevada, como puente divino entre la humanidad y Dios.

Conjunto de pinturas adjuntas al rompimiento de gloria: 

En el conjunto de estas cuatro pinturas, se despliega un relato teológico que abarca desde los anuncios celestiales hasta la presentación del niño en el templo, encapsulando momentos claves en la historia de la redención. 

Algunas de ellas resaltan elementos arquitectónicos similares a los del rompimiento de gloria, como las columnas, para que en conjunto se cree una armonía estética en consonancia con la visión del palio en su totalidad.

1. Anuncio del Arcángel Gabriel a Zacarías: 

En esta escena, el arcángel Gabriel anuncia el nacimiento de Juan el Bautista a Zacarías, un evento que desencadenará el camino hacia la venida de El Salvador. Se puede destacar la sorpresa y duda inicial de Zacarías, así como el temor de Dios, resaltando la importancia de la fe en la realización de los planes divinos.

2. Anunciación del Arcángel a la Virgen María: 

En esta pintura, el arcángel Gabriel se presenta ante María para anunciar la concepción del Hijo de Dios. La Virgen, con humildad y asombro, acepta su papel en la historia de la salvación. Puedes enfatizar la conexión entre la obediencia de María y la encarnación divina, subrayando su papel como la «Sierva del Señor».

3. Natividad del Señor con San José y los Pastores: 

La escena de la natividad presenta a María y José adorando al recién nacido Jesús en el pesebre, acompañados por los pastores que reciben la noticia del nacimiento. Resalta la humildad del entorno y la conexión entre el anuncio celestial y la llegada de El Salvador, transmitiendo la idea de que Jesús es el regalo divino para la humanidad.

4. Presentación del Niño en el Templo: 

En esta última pintura, María y José presentan al niño Jesús en el templo, cumpliendo con la ley judía. Destaca la profecía de Simeón, quien reconoce el niño la venida del Mesías. Se resalta la devoción de María y José al seguir las tradiciones religiosas y la conexión entre la presentación en el templo y la misión redentora de Jesús.

En conjunto, estas pinturas forman un ciclo narrativo que abarca desde las revelaciones celestiales hasta los momentos cruciales en la vida de Jesús, enfatizando la importancia de la fe, la obediencia y la conexión entre el cielo y la tierra en la historia de la salvación.

error: ¡La selección de contenido está deshabilitada!