Carta de la Hermana Mayor de la Hermandad del Perdón a la Delegada de Igualdad

0

Señora Delegada de Igualdad, Acción Social y Medio Rural del Excelentísimo Ayuntamiento de Jerez, Doña María del Carmen Collado Jiménez,

Después de casi dos días reflexionando, como bien usted ha pedido, y antes de contestarle a sus preguntas, me gustaría lanzarle un par de ellas: ¿A cuántas Hermandades ha ido usted donde no se haya cruzado con una sola mujer? ¿Cuántas Cofradías ha visto usted en la calle en la que no haya la presencia de ni una sola mujer con la túnica realizando su estación de penitencia? Disculpe mi insolencia, pero me atrevería a decir que a bastantes pocas, por no garantizarle que a ninguna.

¿Qué hacen las mujeres en la Semana Santa? Además de disfrutar viendo la Semana Mayor con sus familias, las mujeres dentro de la Semana Santa tenemos un papel primordial. La semana pasada concretamente, vi a mujeres contratadas por el Ayuntamiento montando palcos, algo fundamental para la Semana Mayor. Hay fabulosas artistas bordadoras, féminas que se dedican a montar las composiciones florales en los pasos, tenemos mujeres con el don de velar por el perfecto estado de conservación de las imágenes como Cristina Espejo. Estupendas escultoras, mujeres que poseen el don de rezarles a los titulares de nuestras Cofradías mediante notas musicales, tocando instrumentos en bandas, componiendo marchas o dirigiéndolas. ¿Y qué más hacemos? Tenemos desde hace muchos años mujeres siendo delegadas de nuestro Consejo de Hermandades y Cofradías, Ana María Salas o Macarena García, entre otras;  mujeres con el arte de recitar poesía dedicadas a Jesucristo y su Madre, siendo oradoras poéticas, Inmaculada Cáliz, Paqui Durán o Susana Merino, y en algunos de los casos, han subido al atril de Villamarta ¡¡¡PREGONERAS DE LA SEMANA SANTA DE JEREZ!!!! Estos son algunos ejemplos en la Semana Santa de Jerez que plasman nuestra presencia, participación y relevancia. Además cumplimos con una tradición que tanto nos gusta, y que poco a poco está volviendo a cobrar la importancia que se merece, vestir la Mantilla. Y hablo sólo de Jerez, porque si comentamos a nivel de Andalucía hay mujeres que son Presidenta de la Unión de Hermandades de su ciudad.

¿Qué hacen las mujeres en las Cofradías? Sra. Delegada, lo que todos los hermanos de una Cofradía, participar de ella en la medida en la que cada uno quiera y pueda. La gran mayoría lo hacen realizando la estación de penitencia. Podemos destacar que tenemos mujeres que han sido y/o son Diputada Mayor de Gobierno, es decir, son las responsables del buen funcionamiento de la Cofradía antes y durante la estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral. Desde hace más de dos siglos las Hermanas de Jesús Nazareno ya procesionaban en los cortejos y entre los años 80 y 90 ya lo hacían en el resto de Hermandades. Hay mujeres celadoras, priostes, auxiliares de pavería; hemos tenido una mujer contraguía, así como le confirmo que sí existe en Jerez mujeres que son costaleras, en una Hermandad de Gloria de nuestra ciudad. En mi Hermandad, las mujeres empezaron a vestir la túnica en el año 1992, año en el que la Cofradía desde su fundación hasta la actualidad ha realizado la estación de penitencia con mayor número de nazarenos. ¿Casualidad? ¿Piensa usted ahora que las mujeres no están en las Cofradías? ¡¡¡¡ Le afirmo que SÍ!!!!

¿Dónde están las mujeres en las Hermandades? EN SUS HERMANDADES. Estar en una Hermandad, implica tener una responsabilidad enorme,  que es seguir los pasos de Jesús y María representados en  nuestras benditas  devociones. Además, le puedo confirmar que la mayoría de las Hermandades tienen alguna mujer ejerciendo cargos de responsabilidad en sus Juntas de Gobierno: tesoreras, como por ejemplo en la Hermandad del Perdón, secretarias y vicesecretarias como en el Soberano Poder, Teniente de Hermano Mayor como en la Sed, delegadas de juventud y formación, como ejemplo el maravilloso trabajo que hacen nuestras Hermanas de la Coronación Mari Paz y Soledad, delegadas de formación y caridad, consiliarias en Mayordomía y priostía como Nena…. Además, tenemos a una mujer que es la máxima responsable y cabeza visible de una Hermandad y Cofradía, la del Perdón y es la mujer que escribe estas líneas, Eva Castañeda. Desde hace un año y medio aproximadamente ejerzo el cargo de Hermana Mayor convirtiéndome en la primera que toma dicha encomienda en nuestra ciudad.  ¿Hacemos más cosas? Todas las Hermandades tienen a mujeres que velan por la intimidad de sus titulares, sus armarios, el cuidado de todo lo que les rodea, teniendo el privilegio de ser sus camareras. En mi Hermandad, y le hablo de que lo que conozco de buena tinta, las niñas están desde pequeñas participando en el grupo joven, las hermanas dirigen los cultos y la preparación de las liturgias, participan en la elaboración de boletines informativos, somos integrantes de diferentes talleres y actividades religiosas, culturales y de ocio; participamos con la mayordomía, trabajamos en la feria, zambombas o actos según las necesidades de nuestra Hermandad, participamos y asistimos a nuestros cultos, confeccionamos túnicas, reposteros… En definitiva, estamos a disposición de lo que nuestra Hermandad necesita.

Considero que  sus preguntas se enmarcan en el desconocimiento sobre la participación de las mujeres en las Hermandades y Cofradías. Por ello, espero que hayan servido estas líneas para conocer nuestros vínculos religiosos, culturales y tradicionales, y por supuesto las puertas de la Ermita de Guía, donde se encuentra la Hermandad del Perdón a la que represento, están abiertas para que venga a conocernos, conocer nuestra historia y nuestro día a día. Adjunto al final de estas palabras algunas fotos de las mujeres de mi Hermandad en las distintas labores y actividades que realizamos.

Quizás algunas personas estén enfadadas con sus declaraciones, no es mi caso y creo que tampoco en el de las mujeres cofrades y hermanas. Tenemos muy claro cuál es nuestro papel, nuestra función, nuestra responsabilidad,  el respeto y consideración que se nos tiene dentro de nuestras corporaciones, y por supuesto, en mi caso, estoy muy orgullosa, satisfecha y feliz de ser quien soy, y de representar a mi Hermandad siendo su Hermana Mayor. No nos hace falta que las personas externas a las Hermandades nos reconozcan nuestra labor, ya lo hacemos nosotras mismas desde la devoción,  honradez y humildad.

Lo que siento es sorpresa y tristeza, por dos razones: la primera como ciudadana por presuponer que los gobernantes de mi ciudad conocían la cultura y tradiciones del pueblo. Creo que es algo fundamental saber cuáles son las necesidades y señas de identidad de la ciudad. Y la segunda razón es como mujer. ¿De verdad piensa que las mujeres no somos capaces de conseguir todo aquello que nos proponemos, y defender nuestros intereses? Las Hermandades son un colectivo  vivo, forma parte de  la sociedad, y al igual que en cualquier espacio  sigue haciendo falta mucho camino por recorrer  para llegar a la plena igualdad, pero estamos en ello, reivindicando nuestro espacio, tomando puestos de  responsabilidad y ejerciendo el pleno derecho como hermanas en nuestras Cofradías.  También la política era un mundo de hombres hasta la transición y llegó Soledad Becerril como primera ministra. Señora delegada, las mujeres cofrades somos valientes, decididas, con las ideas claras y los sentimientos y la fe cristalinos. Queremos a nuestras Hermandades, nos encantan nuestras Cofradías, nos apasiona nuestra Semana Santa y seguiremos luchando siempre por mejorar cada día y por llegar donde queramos hacerlo; no sólo porque podamos o se nos permita, sino porque QUEREMOS.

Eva María Castañeda Pérez, Hermana Mayor de la Hermandad del Perdón.

También podría interesarte

Comentarios

Cargando...