31072014Titulares:
Pontificia y Real Archicofradía del Santísimo Cristo de la Expiración, Maria Santisima del Valle, San Juan Evangelista y San Pedro Gonzalez Telmo

Sede canónica:

Ermita de San Telmo. Se fundo la ermita de San Pedro González Telmo a finales del siglo XVI y su hermandad la constituían los hombres del mar del Puerto de Jerez, situado en El Portal.

El Papa Sixto V, en el año 1587, le concede a la Hermandad de penitencia y a cuantos visiten su ermita, privilegios e indulgencias. Entre 1606 y 1614 se construye una sacristía, se rehace un tejado y se levanta un campanario cuyo capitel se recubre de azulejos que han sido sustituidos. En el año 1651 se hace una nueva sacristía y en 1675 se acomete la construcción de una capilla mayor o prebisterio y el retablo al Santísimo Cristo. Posteriormente, en 1783, la capilla fue ampliada.

Destaca en esta ermita el púlpito, bellísima obra del Renacimiento español recargado. Está situado a la derecha de la única nave que forma la iglesia. Es de madera dorada y ornamentación barroca. A la izquierda está situado el altar de San Telmo, del mismo estilo, igualmente que el altar mayor donde son veneradas las imagenes del Santísimo Cristo de la Expiración, Nuestra Señora del Valle y San Juan.

Referencia histórica:

La historia de la hermandad proviene de  los gremios de los barqueros de San Telmo, en los comienzos del siglo XV. Los barqueros fueron un activo gremio que se llamaban también los hombres de la mar, e iban desde el vecino puerto de El Portal, pasando por Puerto Sta Mª, Cádiz capital y otros puntos de la bahía, siendo muy útiles estos barqueros para el entra y sale de mercancías en nuestra ciudad.

La fundación de la Hermandad según la aprobación de las reglas es de 10 de Junio de 1.588.

Iconografía:

Cristo Crucificado, en el momento de expirar, recitando el Salmo 21.

Imaginería:

  • Santísimo Cristo de la Expiración:  Es obra del artista gaditano Juan Luis Vasallo Parodi, realizada en la primera mitad del siglo XX, siendo bendecida el 26 de marzo de 1950, siendo una copia en madera del anterior, que era de cartón encolado y se había deteriorado. Conserva el actual, al igual que el primitivo, el sudario de tela y la melena de pelo natural. El primitivo se incineró y las cenizas se depositaron en el pecho de la nueva imagen. La actual imagen que procesiona, conserva todas las características de la antigua. El Cristo se bendijo el 26 de marzode 1950. El Cristo tiene de significativo, aparte de otros detalles, que la melena es de pelo natural. La cabeza está ladeada a la derecha y hacia arriba,en un instante, bastante forzado, como si estuviera emitiendo el último suspiro, aunque, médicamente hablando, no es acorde la postura de la cabeza con dicho momento de la expiración. Los ojos miran hacia lo alto. La boca la tiene entreabierta. La nariz es pronunciada. El rostro tiene un fuerte prognatismo, acentuándose este defecto por la barba, espesa y luenga. El cuerpo revela una anatomía atlética y musculosa, robusta y hercúlea. Hay que tener en cuenta el tamaño de este Crucificado, que es de 1,90 metros de altura, rebasando ampliamente la talla media de un hombre.  La corona de espinas es superpuesta, de finas púas. El paño de pureza o sudario es de sencillos pliegues,formando un lazo en la cadera derecha, y muestra claramente la soga o cuerda que taladra la carne. Las rodillas aparecen lastimadas. Del cuello brota un hilo de sangre que recorre a la imagen hasta la cintura. Las potencias que se le han colocado en la cabeza contribuyen a afianzar esa sensación de poderío y señorío que es la característica fundamental que advertimos en este Crucificado. Son de metal repujado y dorado, realizadas en el Taller de Viuda de Villarreal y las estrenó en 1976.La Cruz es una obra de orfebrería de muy buena factura y conservada en muy buenas condiciones. Fue realizada manualmente en plata de Ley, en 1674, siendo obra de Francisco Márquez, natural de Medina Sidonia, tal como evidencian las incripciones incluidas en el árbol. Presenta forma prismática y aparece decorada por motivos vegetales de resaltado repujado, completados por cartelas en las que se inscriben motivos pasionales además de algunas inscripciones en las que se reproducen palabras de la Pasión. Mide 2,30 metros de altura. Cuatro haces de rayos, ocupan los ángulos que forman los brazos, teniendo el sol y la luna en el anverso y reverso de la cruceta. El título de la cruz está en una espléndida placa de plata de unos 40 centímetros de longitud. Rematan la parte alta y los brazos, tres hermosos lirios. La cruz consta de 19 canutos o tubos de plata poligonales de 6 caras, teniendo unos 45 centímetros, el ruedo de seis lados. De estos tubos, once están en el asta y ocho en los brazos de la cruz.
  • San Juan: Es una talla anónima, fechable en los primeros años del siglo XIX. Ha sido restaurada varias veces. Es popularmente, conocido como “Juanillo”. Es talla de tamaño natural y de vestir. Lleva aureola en plata de ley y túnica verde con bordados por el filo y las bocamangas, y mantolín, rojo con bordados que fueron hechos en el Beaterio a principios de este siglo.
  • María Santísima del Valle Coronada: Es la única imagen de talla completa que procesiona en la Semana Santa de Jerez. No se sabe quién fue su autor, ya que no se ha encontrado documentación a este respecto. En los datos históricos de la Hermandad, se puede asegurar que estamos ante una obra que, en sus inicios, fue barroca y que ya existía a principios del siglo XVII.
    La primitiva imagen de Santa María del Valle era de candelero, de tamaño algo menos que el natural y de rostro pequeño. A principios de los años 40, Ramón Chaveli convirtió la imagen de candelero en una talla de vestir, labró un cuerpo más grande y le puso ojos de cristal. Diez años después, Juan de Brito le retocó el rostro.Por último, en 1982, el sevillano Francisco Buiza Fernández eliminó todas las capas de pintura y encarnó nuevamente la imagen, falleciendo poco tiempo después de este trabajo.

Paso de misterio:

El paso del Cristo se estrenó en el año 37; y es muy probable que este fuera el primer paso grande que se vio en Jerez; la base mide 232 x 348 Cm. En el año 28 se hizo y talló el del Santo Crucifijo, hoy de la Viga, y su parihuela es algunos centímetros menor. Hay que esperar hasta el año 46 para ver otras obras de igual magnitud; el paso del Nazareno.

El paso va cargado por fuera; por lo tanto sólo consta de canastilla; es de cedro y lo talló Lutgardo Pinto Ruiz, “Pinto el Viejo”. En el centro de cada lado y en las cuatro esquinas hay unas hermosas cartelas que decoran la canastilla y hacen de crestería; los adornos de la parte superior están tallados al aire. En el año 91, las cartelas de las esquinas, se colocaron unos medallones, de plata de ley, con los cuatro Evangelistas en bajorrelieve. En las cartelas de los frentes y costados, los medallones son de alpaca plateada, y contienen escudos y atributos de la Pasión. Todo hecho por Estudio de Orfebrería Triana.

El paso se completa con los candelabros. Son de acero, con los brazos muy retorcidos y en constante movimiento al igual que la melena de la imagen. Se decoran con hojas de parra del mismo material. Los seis candelabros soportan ochenta y seis tulipas en total. Los diseño José Esteve Guerrero. Y se realizaron en los talleres de José Cano.

Paso de San Juan:

En el año 1966 Manuel Guzmán Bejarano talló en pino de Flandes el paso del San Juan. La madera esta teñida y barnizada. En las esquinas van cuatro candelabros con cinco luces cada uno. Al año siguiente de colocarle al paso del Cristo los apliques de orfebrería, también le pusieron al paso “del Juanillo” algunos adornos de plata cofradiera.

Este paso también va cargado por fuera, y serán los jóvenes de la hermandad los que carguen con él.

Paso de palio:

El faldón delantero tiene bordado en el centro un escudo compuesto por las siguientes piezas: dos óvalos (en el primero está una barca con tres cruces, que salen de su interior: esto constituyó siempre el escudo de la Hermandad; e el segundo, el escudo de España). Sobre los óvalos hay una tiara; por los lados se ven los paletones y las anillas de dos llaves que se cruzan por detrás de ella. Todo queda rodeado por el collar del Toisón de oro; sobre la parte superior del collar hay una corona real. Los esmaltes y los metales quedan representado por hilos de oro y sedas de colores. Los faldones terminan con una cenefa curvilínea bordada con hilos de otro.

Los respiraderos pese a que fueron repujados por “Estudio Orfebrería Triana” nos recuerdan los que se hicieron en el Taller Viuda de Villarreal para el paso de la Amargura (1968) y el de las Viñas (1975). Cambia un poco el dibujo de las hojas de acanto; ahora, en los medallones está representados los Apóstoles, solo el busto; y en la gran hornacina, vemos a la Inmaculada Concepción, que también es de bulto redondo y policromada. También aquí sobre la capilla, hay dos angelotes, vestidos, y nos muestran el escudo de la Hermandad, que está dorado. Los respiraderos se estrenaron en la Semana Santa del año 1986.

La candelería esde alpaca plateada y repujada, está colocada en ocho filas y hay un total de ochenta y seis piezas. También se hizo en “Estudio Orfebrería Triana”, en el año 1985.

Las jarras son seis grandes, dos medianas y ocho pequeñas. Están totalmente repujadas; las panzas tienen un estrangulamiento casi en el arranque, lo cual les da un perfil muy elegante. En el frente tienen, huecorrelieve, el escudo de la Hermandad y casi de bulto redondo, la cabeza de un angelito.

Los candelabros de cola tienen doce puntos de luz cada uno. Son de alpaca plateada y fueron repujados por el Taller Viuda de Villarreal en el año 1991. La base es un prisma de sección triangular. Cada cara es una capilla rematada por un arco de medio punto. La cara exterior, de cada base, tiene una imagen; en una, el Sagrado Corazón de Jesús, en la otra San Telmo. Sobre la base hay un jarrón y de entre las flores salen los brazos del candelabro.

Los varales fueron repujados por Manuel Rodríguez Pérez en el año 1956. La base es una capilla de planta cuadrada; en cada cara, un par de columnas soportan un entablamento, sobre él descansa un frontón curvilíneo. En cada cara hay una hornacina, y en la hornacina de la cara exterior, una imagen en mediorrelieve. De las esquinas del basamento salen unos roleos que hacen de arbotantes de los tubos. la base, bien compuesta, dibujada y repujada. Los tubos son únicos y geniales: los tramso son cortos, esta´n estrangulados muchas veces, y unidos por innumerables nudos; el único tubo largo está recubierto por unas altísimas hojas de acanto. Cada pieza, cada milímetro, está repujada con infinita paciencia, buen gusto y cargada de símbolos y alegorías. La macolla central tiene el perfil de un vaso clásico, con unas asas al aire y en el frente una cabeza de angelito valientemente repujada. Los varales se rematan con perillas. Fueron restaurados por el Taller Viuda de Villarreal en el año 1977 y se acortaron en 30 cm. para hacer menos difícil la salida procesional.

El palio fue bordado por Carrasquilla en el año 1962. En el centro del techo hay un enorme óvalo formado por muchísimos y afilados rayos; una estrella está en el extremo de muchos de estos rayos. En el centro del óvalo, en mediorrelieve, se representa la Asunción de la Virgen; el grupo está policromado y es una copia del que hay en el monumento que nuestra ciudad levantó en honor de este dogma Mariano. Alrededor del óvalo hay unas macollas de trazos muy finos, hojas de acanto y múltiples zarcillos. Estos motivos se repiten por los bordes del techo y en las cuatro esquinas y, de esta manera, queda todo el techo bordado.

Las caídas son de estilo sevillano, y tienen más personalidad. Por el interior los trazos son más gruesos, las hojas de acanto más profusasy el conjunto es mucho más rico. Las caras exteriores son lo mejor de todo. La composición está pensada para ocupar los espacios de entre varales y el eje lo ocupa un cesto o un jarrón con flores; alrededor del tema principal hay gruesas hojas de acanto, anchos roleos que, contrapuestos a los de la composición contígua, forman un nuevo tema y parece que la composición es contínua.

También hay que destacar el llamador, es de plata de ley. Fue repujado por “Estudio Orfebrería Triana” y estrenado en el año 1992. Está formado por una barca con la inscripción “Virgen del Valle” y dos marineros: mientras uno tira de la barca, el otro echa dentro de ellas las redes que va recogiendo; los dos llevan “la molía”.