Don Ángel Romero Castellano nombrado Hijo Adoptivo de Jerez

0

La alcaldesa, María José García-Pelayo, ha entregado el título de Hijo Adoptivo de la Ciudad, al párroco de San Miguel y Vicario Judicial de la Diócesis de Asidonia-Jerez, Monseñor D. Ángel Romero Castellano, en el transcurso de un solemne pleno extraordinario celebrado, en la mañana del pasado sábado, en el Cabildo Viejo.

Al acto han asistido también. El obispo de la Diócesis, José Mazuelos, miembros de la Corporación municipal, familiares del homenajeado, el presidente de la comisión, Salvador Escudero, y miembros de la misma, canónigos de la Catedral, sacerdotes, el diputado nacional, Aurelio Romero, representantes de la Academia de San Dionisio, el hermano mayor del Santo Crucifijo de la Salud, Martín Cortés, los tenientes de alcalde del Ayuntamiento de Lebrija, Mª Regla Martínez Bernabé y José Benito Barroso Sánchez, autoridades civiles y militares, feligreses del barrio de San Miguel y amigos.

La alcaldesa ha declarado que “hoy Jerez, te acoge para siempre como un hijo, -o mejor dicho-, hoy Jerez reconoce públicamente que te has ganado a pulso, ser hijo de esta Muy Noble y Muy Leal ciudad”, y ha continuado “tu trayectoria ha sido, y sigue siendo muy fructífera tanto como párroco como Vicario Judical porque, a pesar de tus 86 años, tu fuerza y tu entrega siguen siendo las mismas que las del primer día, y de eso hace ya casi 45 años”.

García-Pelayo ha destacado la calidad humada de Monseñor Don Ángel Romero, así como “su inmensa bondad, sabiduría, generosidad, responsabilidad y comprensión con los demás”. Y ha añadido que “por todo ello, te has convertido en el ángel de San Miguel. Un ángel que nos ha regalado Lebrija y desde hoy nuestro ángel jerezano”. Además, la regidora ha subrayado que “la ciudad se siente muy afortunada por tenerte aquí, por haber echado raíces en Jerez, por haberte comprometido con nuestra cultura, nuestra sociedad y nuestras costumbres, por tu enorme compromiso con todos los que te rodean y te piden ayuda”, y ha concluido que “en definitiva, nos sentimos muy afortunados y cómplices de tu destino, por tantos regalos que nos has hecho, y nos sigues haciendo de espiritualidad, de caridad y de formación”. Igualmente en su intervención, la alcaldesa ha narrado algunos aspectos personales de Don Ángel, aficiones y anécdotas de su vida personal.

Por su parte, Don Ángel ha agradecido “de corazón” la distinción que le ha entregado el Ayuntamiento de Jerez. Monseñor Romero Castellano ha agradecido también la presencia de los representantes del Consistorio lebrijano “para asistir a este acto, en el que la ciudad de Jerez me abre sus brazos y me adopta como hijo suyo”, ha declarado el párroco de San Miguel, quien además, se ha referido a la localidad hispalense como “la ciudad donde me engendraron y en la que se encuentra el tronco de mi familia”. Sobre su vida espiritual, Don Ángel ha señalado que “tengo que agradecer a Dios mi bautismo, mi educación en un hogar cristiano, mi elección para el sacerdocio y mis 63 años que llevo ejerciéndolos ayudado de Su Gracia”, y ha continuado “si miro mi vida desde el punto de vista natural, tengo que recordar a mis padres que me criaron y se sacrificaron por mí. Hasta entregarme a Dios en el sacerdocio, así como a mis hermanas y a mis sobrinas que me han querido siempre como un padre, y así me han cuidado y atendido”.

Igualmente, el homenajeado, ha agradecido el cariño de “mis hermanos sacerdotes y mis obispos Don Rafael, Don Juan, y Don José en la actualidad, que siempre me han distinguido con su confianza, cariño y amistad”. Además, Monseñor Romero Castellano ha agradecido a su feligresía “las fuerzas vivas de la parroquia” su acogida en el barrio desde el primer día. También, y de forma muy especial “quiero agradecer a la Corporación municipal, y a la alcaldesa, María José García-Pelayo este título que me entregáis, así como reiterar mi compromiso de servicio con mi iglesia y mi ciudad”, y ha concluido “gracias Jerez, porque ya soy también tuyo”.

El concejal responsable del Plan Especial de Promociones Culturales, instructor del expediente de concesión del título de Hijo adoptivo de la Ciudad, Antonio Montero, ha argumentado que “esta distinción se fundamenta en todo lo recogido en el expediente, gracias al Ilustre Colegio de Procuradores de Nuestra Ciudad y a la Comisión creada dentro del seno de Hermandad del Santo Crucifijo de la Salud y María Santísima de la Encarnación para organizar los actos de acción de gracias y reconocimiento de la figura del mencionado, con motivo de la celebración del sexagésimo aniversario de su ordenación sacerdotal” y ha añadido que “junto a sus méritos profesionales, resaltan los que se derivan de su callada, constante y abnegada labor pastoral”. Igualmente, Montero ha expuesto que “el 29 de septiembre de 1970, día de San Miguel Arcángel, D. Ángel Romero Castellano tomó posesión como párroco y cura propio de la parroquia de San Miguel de nuestra ciudad, y desde el primer momento, se incardinó a través de la vida parroquial en la de nuestra ciudad, en momentos particularmente complicados para ésta y la Iglesia, la recién iniciada marcha de los cambios promulgados a partir del Concilio Vaticano II y los muy próximos a producirse por la transición de régimen político nacional que tuvo lugar pocos años después, contribuyeron a una serie de transformaciones sociales, eclesiásticas y de relaciones institucionales, que fraguaron en D. Ángel una vinculación especial con la parroquia, el barrio y a través de ellos con la ciudad de Jerez, de manera que no puede entenderse el barrio y la parroquia de San Miguel sin él, del mismo modo que él resulta inseparable de aquéllos”.