Conclusiones del “IV Encuentro de Presidentes de Consejos de Hermandades y Cofradías”

0

En las sesiones de trabajo realizadas los días 8 y 9 de abril, tras las aportaciones realizadas por los Srs. Presidentes, y tras debatir sobre el hecho de la repercusión económica y social de las Hermandades, se pueden extraer las siguientes conclusiones.

La principal repercusión de las Hermandades, es la relativa a la acción social, cuestión ya analizada y debatida en los anteriores encuentros.

El segundo elemento, es la importante aportación económica, social y patrimonial que desarrollan.

El elemento patrimonial y cultural, se fundamenta en la labor de conservación y ampliación del rico y amplio patrimonio que poseen las Hermandades, desde hace siglos.

Es destacable el número de Hermandades y Cofradías que sostienen, conservan y mantienen templos, iglesias, capillas, casas de Hermandades, haciéndose cargo no sólo de su costoso mantenimiento, sino incluso de su restauración y apertura no sólo a los fieles, si no al público general, que pueden disfrutar de siglos de historia y de un patrimonio cultural que enriquece la ciudad.

Otra cuestión debatida y analizada es la repercusión socio laboral, relativa al mantenimiento de los oficios, oficios artesanales que viven y trabajan en su mayoría por y para las Hermandades.

Según la asociación de Artesanos de Andalucía existen más de 1.000 talleres profesionales, que generan trabajo y del que viven más de 10.000 familias.

Un dato, a modo de ejemplo, es el planteado desde la ciudad de Málaga, en el que para la restauración del trono del Cristo Resucitado se van a crear unos 31 puestos de trabajo.

Existe una relación de oficios artesanales relacionadas con las Cofradías, Tallistas, restauradores, bordadores, orfebres, plateros, cereros, costureros, floristas, creando puestos de trabajo de forma directa e indirecta.

No sólo generando una actividad, si no desde el punto de vista cultural, conservando oficios tradicionales, que estaría abocados a perderse.

Incluso desde el seno de las propias Hermandades se potencia este tipo de actividad, desarrollándose por ejemplo, talleres de bordados, que enriquecen y mantienen estos oficios.

Otro elemento tratado es el relativo al hecho de la globalidad de la Semana Santa, desde el punto de vista Turístico.

Sobre lo que supone la aportación en el hecho de que la Semana Santa se exponga en la calle, que es ese patrimonio inmaterial que anualmente al público general se ofrece, y la repercusión que tienen para las ciudades, la ocupación hotelera, el sector servicios.

Junto a ello la estacionalidad de los puestos de trabajo creados, no sólo en la propia Semana Santa, si no en la cuaresma, al margen de lo dicho anteriormente de los oficios.

Y todo ello con las puntuales ayudas de la Administración, que si bien colaboran, a veces se hacen escasas.

Esta reflexión pasada la Semana Santa, quiere mostrar, la importante aportación que realizan las Hermandades y Cofradías a las ciudades.

También podría interesarte

Comentarios

Cargando...